¿Tu vida como madre es un follón?
No estás sola!

Soy Laia y puedo ayudarte a tener la maternidad positiva y respetuosa que quieres

¿te apetece?

Una maternidad positiva y respetuosa es algo que hay que entrenar, buscar y trabajar de manera consciente,
ya que en muy pocos casos es algo que surge espontáneamente.

Disciplina Positiva Laia Riben madre feliz con bebé

De un día para otro eres madre y normalmente no sabes ni por dónde empezar pero con las herramientas y la información necesarias, la maternidad es mucho más sencilla y tranquila, y como dejas de pasarte horas al día persiguiendo, repitiendo, suplicando por favor, gritando, enfadándote, recogiendo sus cosas, haciendo sus tareas, etc. empiezas a tener tiempo para ti misma, para cuidarte y eso aún lo hace todo más fácil. Y tú puedes empezar a ser una madre tranquila y feliz.

¿A que suena bien?

Con mis cursos basados en la Disciplina Positiva encontrarás tu propio estilo de ser madre, tu propia maternidad positiva y respetuosa, a tu medida. En los cursos propongo las mejores herramientas y recursos para afrontar las situaciones que ahora no puedes controlar y te ayudo a que encuentres tu propio camino y el mejor sistema para tu familia.

Y es que la maternidad no es fácil, lo mires como lo mires. No nacemos enseñadas, nuestro insitnto maternal no aparece por arte de magia ni nos infunde una sabiduría mágica que nos hacer saber ser madres, cambiar pañales, bañar bebés, o educar niños que crecen y cambian muy rápido.
Y no solo se nos presupone todo ese conocimiento innato, si no, que además se supone que seguiremos con nuestras carreras profesionales y con el cuidado de la casa y de nuestras parejas.

Y todo con una sonrisa y sin esperar ninguna ayuda ni agradecimiento.
Ser madre te cambia como persona, te cambia como profesional y te cambia como pareja, porque tus prioridades sí han cambiado mágicamente.

Pero… ¿Se convertirá tu hijo en un ser obediente a la primera?

¿Tu hija recogerá sus juguetes sin volver a quejarse ya nunca jamás? ¿Dejarán de querer jugar toda la tarde con la consola? ¿Se irán a dormir sin rechistar? ¿Te harán caso siempre a la primera solo con el son de tu palabra? NO. Casi casi seguro que no!
Lo que sí pasa con la Disciplina Positiva es que todo es mucho más fluido, ellos entienden por qué hay que recoger o dejar de jugar o irse a dormir y tú te enfadas menos, no pierdes los nervios y raramente gritas… mola.

Hagamos lo que hagamos, nuestros hijos e hijas seguirán siendo personas, y como cualquier persona tienen su personalidad y caracter, su propio criterio y propios gustos.

Maternidad Positiva y respetuosa Disciplina Positiva Laia Riben Niño serio
Maternidad Positiva y respetuosa Disciplina Positiva Laia Riben Niña feliz en el campo

La Disciplina Positiva no prentende convertir a los niños en muñecos sumisos, en robots obedientes que no plantean ningún reto y no tienen ninguna voluntad, al contrario, la Disciplina Positiva quiere/busca que nuestros hijos sean personas autonónomas y capaces, responsables y conscientes, maduros emocionalmente, respetuosos consigo mismos y con aquellos que les rodean.

Así que sí, te seguirás discutiendo con tus hijos y seguirás teniendo que explicar y enseñar muchas cosas, porque son personas en crecimiento/evolución/desarrollo cuyo trabajo es aprender todo lo que pueden a base de experimentar todo lo que pueden y poner a prueba las estructuras y los límites que les rodean.

«No hay manera de ser la madre perfecta
pero sí un millón de maneras de ser una buena madre»

Jill Churchill